La figura del abogado de familia ¿Cuándo acudir a un abogado de familia?

Durante una crisis de pareja, muchos se plantean el acudir a un abogado de familia para informarse sobre cómo quedaría su situación tras la separación o divorcio. Lo cierto es que, en estos casos, consultar a un abogado matrimonialista experto en separaciones y divorcios es bastante recomendable.

Y eso es así porque un abogado especialista en derecho de familia es el que podrá dar una primera orientación legal para poder afrontar esta difícil situación y tomar la decisión correcta.

A modo de resumen, y de manera muy general, lo más habitual es que acudan a asesorarse parejas que tienen hijos en común, así como bienes compartidos (ejemplo: una vivienda).
En esos casos, la tramitación de una separación o divorcio puede tratarse de manera amistosa (es decir, de mutuo acuerdo) o de manera contenciosa, en la que sería necesario acudir a juicio para que un juez o tribunal tomara la decisión al respecto.

Tanto en un caso como en otro, será importante determinar cómo calcular las pensiones alimenticias de los hijos y cuál será el régimen de custodia.
En este caso, es cada vez más habitual que se establezca la custodia compartida de los hijos, aunque hay que tener en mente que será difícil lograr este tipo de custodia si se diera un caso de violencia de género.
Este tipo de cuestiones -pensión de alimentos y régimen de custodia- suelen recogerse en el plan de parentalidad.

Por otro lado, pueden existir también cuestiones patrimoniales, siendo normalmente la más habitual la relativa a qué ocurrirá con la vivienda común o cómo se realizará la separación de bienes compartidos.
Estos temas se recogen en un convenio que es, al fin y al cabo, un contrato sobre los asuntos económicos consecuencia del divorcio o separación de la pareja.
Aquí también suele incluirse el tema de las pensiones compensatorias, que es el importe que suele recibir el miembro de la pareja que queda más desfavorecido a nivel económico tras la separación o divorcio.

Opinión y consejo profesional como abogada de familia

Mi opinión como abogada de familia es siempre intentar llegar a un acuerdo y lograr el divorcio amistoso con hijos, siendo a veces necesario acudir a una mediación para conseguir la firma final del convenio y plan de parentalidad.

Si al final no se lograra un acuerdo, siempre quedará abierta la vía del procedimiento contencioso en el que el abogado de familia defenderá los intereses de su cliente, pero siempre teniendo en cuenta el mejor beneficio de los hijos, sobre todo si éstos son niños o adolescentes.

931 060 620